Invitación a la fraternidad en el encuentro de cristianos y musulmanes

21
May

Fuente: http://www.bizkeliza.org

El pasado sábado, 18 de mayo, por la mañana, un grupo de creyentes de diversos países, residentes en Bizkaia, subieron hasta el Santuario de Urkiola para compartir su fe. Ya por la tarde, la Plaza Indautxu fue el espacio donde se leyó un manifiesto conjunto en favor de la reconciliación y la fraternidad, pasando después a la sala de conferencias del colegio de los Jesuitas en Indautxu, donde se escucharon diversas experiencias de relación y trabajo conjunto entre musulmanes y cristianos. La jornada concluyó con el “iftar” o ruptura del ayuno, al que asistieron alrededor de 150 personas.

Esta iniciativa ha sido promovida por la Delegación Diocesana para el diálogo interreligioso, la mezquita de Rekalde, FIVASCO y la Fundación Ellacuría. En el manifiesto por la diversidad leído los convocantes mostraban su deseo de que dicho encuentro fuese “una invitación a la reconciliación y a la fraternidad entre todas las personas de buena voluntad”.

Allí se reivindicó que encuentros como ese se conviertan en “un llamamiento a toda conciencia viva que repudia la violencia aberrante y el extremismo ciego; llamamiento a quien ama los valores de la tolerancia y la fraternidad, promovidos y alentados por las religiones”. Finalizaron invitando “a todas las personas que llevan en el corazón la fe en Dios y la fe en la fraternidad humana a unirse y a trabajar juntas, para que ese compromiso sea una guía para las nuevas generaciones hacia una cultura de respeto recíproco, en la comprensión de la inmensa gracia divina que hace hermanos a todos los seres humanos”.

Houssien El Ouariachi El Gharib y Moises Dato, fueron dos de los intervinientes en la sesión. El Ouariachi El Gharib(Nadie, el Rif, Marruecos. Es licenciado en Filología Hispánica y Diplomado de Estudios Avanzados, periodista, traductor y profesor de historia. Presidente de ONDA, organización para el Diálogo y la Participación; presidente de la Comunidad Musulmana Al Umma de Puente de Vallecas y promotor, junto con Moisés, de la campaña noviolencia 2018 y el colectivo noviolencia). Moisés Mato (director de teatro, actor y profesor de teatro, dirige la sala Metáforas de Madrid y de diversas compañías de teatro social. Coordinador de la campaña Noviolencia 2018 y el colectivo noviolencia. Autor de una veintena de libros sobre teatro, pedagogía y literatura infantil y dinamizador de proyectos sociales). Al término de la sesión una de las participantes compartió algunas reflexiones: “Imposible describir con palabras mi experiencia de hoy. Quizás para muchos simple. Para mi VITAL. Lo escribo con mayúsculas, porque es VIDA, y la vida ha de ser con mayúsculas. Tras llegar a la plaza he podido saludar a personas que impactan por su conocimiento de lo humano y por su humildad. Otras, con las que me he sentado a su lado, personas de otra religión diferente a la mía, pero que con ellas he charlado como si fuésemos cómplices de algo en común. El amor por el ser humano en sí, detrás de diferentes formas de vestir, de pensar y de vivir. El destino ha querido que la persona que debiera leer el comunicado en euskara no haya llegado, y me lo han pedido a mí. Mi hija se reirá cuando se lo cuente. Un folio entero en euskara!! Yo, que aprendí lo que pude a través de clases en el euskaltegi…. porque cuando yo era niña, en Euskadi no se podía hablar en euskara. Alhamdulillah! Dios me ha ayudado y no lo he hecho mal del todo.
Después la ponencia de dos maravillosas personas a las que hoy he tenido el placer de conocer en persona, Houssien El Ouariachi y Moisés Mato López. Se podrían pasar días enteros escuchándoles. Principalmente de lo que nos une, a todos los seres humanos, el AMOR. También con mayúsculas, un amor humano, de ser a ser, de corazón a corazón, a quien no le hace falta mirar como vistes ni como llamas al Dios hacia quien diriges tu oración; porque todos son El Uno. He conocido gente encantadora que me ha tratado como a su hermana y se ha preocupado de mi vuelta a casa, ni de mi misma religión, ni siquiera me conocían antes de hoy. Eso sí, les gustaba mi sonrisa. Esa sonrisa que siempre brota sin querer de mi boca ante la amabilidad de otro ser humano. Y las hemos compartido, las sonrisas. Y qué decir de los impresionantes ponentes; me apunté en mi cuaderno, y traté de grabar en mi corazón muchos de los conceptos e ideas que expusieron, que escuchas sintiendo que no has sentido nada más claro en tu vida, como cuando estás seguro de tu amor por alguien. Me quedo con la bella sensación, que ahora después de unas horas, aún dura: el amor, la escucha, el conocimiento y la comprensión del otro como claves para una convivencia de hermandad, respeto y paz. Ojalá no se aleje demasiado pronto de mi memoria como pasa en este mundo que no nos deja parar para respirar, escuchar y pensar”.

Leave a Comment