La islamofobia en España, un fenómeno que persiste

05
Mar

Por Houssien El Ouariachi

Madrid, 05 de marzo de 2018

El pasado viernes, la Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia (PCCI) presentó su informe del año 2017 en Casa Árabe. Y en menos de lo que se tarda en terminar de redactar un artículo, llegaban noticias desde Hernani, Guipúzcoa, de un ataque de odio contra la comunidad musulmana de la localidad guipuzcoana en forma de pintadas racistas con amenaza en la fachada de la mezquita Al-Resala (Ver imagen).

Foto de las pintadas racistas aparecidas en la mezquita de la Comunidad Islámica Al-Resala de Hernani

Los vecinos, sociedad civil y autoridades de Hernani respondieron al unísono al ataque islamófobo organizando una concentración de repulsa a este ataque y dejaron claro que el odio y sus diversas manifestaciones no tienen lugar en nuestra sociedad.

Volviendo al informe, las noticias no son nada halagüeñas. En el año 2017 ha habido en nuestro país más de 546 ataques de odio contra los ciudadanos y ciudadanas de confesión musulmana, e incluso contra gente que no lo es por confusión (el 4%). Siendo el 70% de los casos realizados en la esfera cibernética.

Del informe, cuya lectura recomiendo para conocer los detalles y los pormenores, destaco brevemente los puntos siguientes:

Islamofobia política: parece mentira en un estado democrático que haya políticos que hagan apología del odio hacia los diferentes y de forma especial hacia los musulmanes, políticos de baja moral que aprovechan cualquier oportunidad, sean campañas electorales o atentados terroristas, para lanzar sus mensajes de odio, y lo que es peor, no parece que paguen ningún precio por ello, ni electoral ni mediático.

Islamofobia mediática: Algunos medios de comunicación, prensa, radio y televisión parecen tener una obsesión enfermiza con el Islam y los musulmanes. Algunos llegan a tener un 90% de noticias negativas en los temas relacionados con los musulmanes. Medios que, al igual que los políticos, portan una ideología extremista de guerra de religiones y de choque de civilizaciones que les ciega ante la realidad de nuestro país, que es una realidad diversa y multicultural donde la convivencia y la paz son la norma, fomentando así la islamofobia y contribuyendo a la discriminación de los ciudadanos musulmanes.

Cabe destacar, en este sentido, el papel protagonista de los medios digitales, donde se da rienda suelta a la imaginación, a los prejuicios y las noticias falsas, fotografías manipuladas o descontextualizadas… delitos que se vuelven vilares  por las redes sociales de forma inmediata.

A este respecto, destaca el buen trabajo del Observatorio de la Islamofobia en los Medios, cuyo análisis de las noticias deja en evidencia el sesgo informativo y las falsedades que se cuentan y se escriben acerca de los musulmanes.

Islamofobia de género: Aunque tenga alguna reticencia acerca del término, lo repito aquí ya que la PCCI así lo recoge. Los ataques a las mujeres musulmanas representa el 21% de los casos, lo que deja claro que la islamofobia es, además, un fenómeno machista y cobarde al atacar a la parte más vulnerable, por lo menos desde la perspectiva de los islamófobos. Esta realidad exige de las autoridades y de las comunidades musulmanas trabajar activamente por el empoderamiento de las mujeres en general, y de la musulmana en particular, puesto que los obstáculos que se le ponen para encontrar trabajo o desarrollar su vida como el resto de los ciudadanos y ciudadanas son infinitamente mayores.

Cataluña a la cabeza: Parece difícil de creer que con el 31,88% de los casos, sea la comunidad autónoma donde más casos de islamofobia haya en España, a mucha distancia de Andalucía con el 13,75% y Valencia con el 12,50%, segunda y tercera respectivamente.

Aunque es importante destacar el impacto de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils del pasado agosto que dejaron 16 víctimas mortales y 120 heridos, en Cataluña  desde hace mucho tiempo que se vienen repitiendo las agresiones islamófobas y las movilizaciones “vecinales” contra la apertura de mezquitas y oratorios.

Se trata de tres comunidades que por su situación política que aspira a mayor autonomía, como Cataluña y Valencia, o con una historia marcada por la civilización andalusí como son la propia Valencia y Andalucía, dan mucho que pensar. Junto con Madrid, la cuarta de esta clasificación con un 10,63% de los casos, acaparan prácticamente el 70% de los ataques islamófobos en España, lo cual se podría achacar a la mayor presencia musulmana en estos territorios, lo que confirma que la visibilidad cada vez mayor de las comunidades musulmanas supone un problema para los sectores más extremistas de la población.

Es momento de implementar políticas educativas y culturales que fomenten el respeto a la diversidad y la enseñanza del largo periodo de la historia con presencia y protagonismo musulmanes del que prácticamente no se enseña nada. Es momento de superar la negación de la parte islámica de nuestra identidad cultural y étnica si queremos acabar con la islamofobia en España.

Avances: Por último, es esperanzador ver los avances, aún humildes pero importantes, que hay en la lucha contra los delitos de odio gracias a la voluntad de varios colectivos de la sociedad civil, de voluntarios y de autoridades e instituciones sensibles a los delitos de odio.

Sólo a modo de ejemplo, se han creado varias Oficinas de Delitos de Odio entre las fuerzas de seguridad del Estado, iniciativas institucionales en la Comunidad valenciana, el País Vasco y La Rioja, o ayuntamientos como el de Barcelona con su campaña És real, és islamofòbia.

No cabe duda que una mayor sensibilización acerca de los delitos de odio y la promoción de los valores de la igualdad, la convivencia pacífica y la defensa de un proyecto social común ayudarán a la consecución de una sociedad más justa, solidaria y pacífica.

 

Enlace del informe:

http://pccislamofobia.org/informes/informe-sobre-la-islamofobia-en-espana-2017/

Leave a Comment