Palestina y la deuda británica