La maestra palestina y la hostilidad sionista

15
Nov

Por Houssien El Ouariachi

La palestina Hanan Al Hroub consiguió hace unos días el premio a la mejor maestra del mundo que otorga el Global Teacher Prize (Premio Global de la Docencia), motivo de orgullo y satisfacción para una docente que ha convertido el sufrimiento de su familia y de su pueblo en motivación para innovar y educar en los valores de la esperanza, la superación y la resistencia no violenta.

Lo que es un orgullo para todos los palestinos y para toda la comunidad docente internacional, no parece serlo tanto para las autoridades de la ocupación sionista de Palestina ni para sus los medios de comunicación israelíes, cuya reacción a este galardón ha sido de sorpresa e incredulidad, y lo que es más preocupante para ellos, da buen ejemplo de los palestinos, lo que traducido en la lengua de la propaganda sionista significa un fracaso, pues los palestinos sólo pueden salir en las noticias como malos de la película.

La docente criada en un campamento cerca de Belén y licenciada por la Universidad Abierta de Jerusalén, desde el primer día de su trabajo ha apostado por un método de educación y enseñanza que tiene en cuenta la realidad que sufre la sociedad palestina, y en especial, la realidad de sus niños. Una realidad que es un insulto a los derechos humanos y que Israel intenta silenciar y ahogar.

La prensa israelí refleja muy bien el estado de ánimo de los sionistas tras saberse el nombre de la ganadora del premio de prestigio internacional. Unos califican el premio a la maestra palestina de conspiración, otros de decepción, otros la acusan de antisemita, otros critican al jurado de hacer propaganda antiisraelí, y otros ya acusan a la ganadora de donar el millón de dólares a la organización “terrorista” Hamas, otros exigen que pague los impuestos del premio al fisco de la ocupación¡!… y eso que la premiada anunció que el dinero se destinará a premiar a los docentes y colegios y adopten su método con 100 mil dólares anuales durante 10 años.

Pero lo que más ha dolido y duele en los medios sionistas es el punto a favor que gana el pueblo palestino con esta victoria simbólica en materia de la resistencia educativa y no violenta. Por su indudable superioridad militar, a Israel no le inquietan unos conflictos armados de vez en cuando, es más, cuando no los tiene, los busca, y así mantiene la ideología de la guerra, la ocupación y la expansión que son fundamentales para el sionismo y la cohesión social y política israelí; pero para lo que no está preparada es para una lucha no violenta contra el Apartheid.

Hanan Al-Hroub representa la amenaza al proyecto sionista, igual que los manifestantes no violentos de las ciudades palestinas de Bel’in y Ne’lin, castigadas por el muro ilegal de la vergüenza y que cada viernes se manifiestan pacíficamente, lo que no impide que el ejército israelí les reprima duramente. También es dolorosa la campaña del BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) que gana terreno cada día en las universidades, instituciones y mercados de todo el mundo.

La educación en los valores de la inocencia de los niños, la esperanza, el soñar un mundo mejor y la resistencia no violenta a la ocupación israelí rompe la cadena de la violencia y la reacción violenta y despoja al agresor de sus armas y de su propaganda potentes, y es lo que hace la docente palestina, y es eso lo que le ha merecido el premio del jurado y también de autoridades morales y políticas de la talla del Papa Francisco I, el primer ministro británico, James Cameron y otros, aunque faltó la felicitación del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, quizá para no enfadar a los israelíes.

Mujeres como Hanan Al Hroub son sinónimo de cuán grande es el pueblo palestino, y es, sin duda, una manifestación del profundo cambio de conciencia que está experimentando la sociedad palestina y su madurez en la lucha por su libertad y su dignidad, una lucha que pasa de ser reaccionaria a tener iniciativa. Es muy prometedor para los palestinos, y un mal augurio para la ocupación sionista, que si no acata el derecho internacional cuanto antes, si mantiene su actitud cobarde y soberbia a la vez, verá el mundo entero hartarse de su actitud y será relegada a los Estados repudiados.

Es significativo que el premio haya tenido lugar en el mes de marzo y muy cerca de la fecha del día internacional de la mujer, lo que supone un gran éxito para la docencia y también para las mujeres palestinas y del mundo. Una distinción que se hace todavía más grande cuando conocemos que ha superado a más de ocho mil candidatos y de ver la lista de los 10 docentes finalistas, sus países de procedencia y sus proyectos innovadores en la educación.